Insuficiencia Arterial

El ozono tiene capacidades cicatrizantes y analgésicas.
insuficiencia arterial.

Una nueva alternativa para problemas circulatorios que está de moda en Europa, es barata y carece de efectos secundarios para el paciente

Un motivo frecuente de ínter consulta, por parte de los médicos angiólogos (especialistas en problemas circulatorios periféricos o vasculares periféricos) hacia los médicos que nos dedicamos al tratamiento del dolor (algesiólogos), es el caso de los pacientes que sufren de dolor provocado por insuficiencia arterial.

Se trata de pacientes que van perdiendo la capacidad de su sistema arterial para aportar un flujo sanguíneo (circulación) suficiente a sus extremidades y órganos importantes como son cerebro, corazón, riñón, ojos, intestinos, piel y prácticamente todo el organismo, provocando que no llegue suficiente oxígeno a las células para su correcto funcionamiento y posteriormente para su sobrevivencia.

Esto es lo que se conoce como isquemia (ausencia de circulación sanguínea) y necrosis (muerte celular por falta de oxígeno).

La causa más común de insuficiencia arterial es la arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias) más comúnmente en pacientes de edad avanzada, fumadores, diabéticos, o pacientes que cursan con alteraciones del colesterol y triglicéridos sanguíneos, ya sea por tendencias hereditarias o por malos hábitos dietéticos y vida sedentaria.

Cuando el problema de insuficiencia arterial es muy avanzado, estos pacientes ya no son candidatos a cirugía de revascularización (puentes arteriales) para mejorar su circulación, cursando con dolores muy severos en sus extremidades (dolor isquémico) y muerte celular.

Se empiezan a formar áreas de necrosis, con coloración morada o negra de la parte afectada, de tal manera que si no se restablece la circulación a esa área, se hace necesario recurrir a la amputación del miembro afectado.

Habitualmente estos pacientes son referidos a la clínica del dolor para que se les realice una simpatectomía percútanla, se trata de un procedimiento para destruir un sistema de fibras nerviosas que se encargan de contraer o cerrar la circulación arterial periférica, con la esperanza de que con este recurso terapéutico se abrirán algunas arterias y se mejorará el flujo sanguíneo y también el dolor de la extremidad afectada, así como la cicatrización de heridas producidas por mala circulación.

Con esta intervención podemos ayudar al paciente en algunas ocasiones, pero en la mayoría de las veces, la arterosclerosis está tan avanzada que la respuesta es muy pobre y el paciente termina siendo amputado.

Una alternativa eficaz

Este panorama tan desalentador fue mi motivación para buscar otras alternativas para poder ayudar a estos pacientes, encontrando una buena opción en la ozonoterapia, un método poco conocido en nuestro medio, pero muy conocido en Alemania y muchos países europeos desde hace muchos años.
La ozonoterapia consiste en la aplicación de una molécula biológica llamada ozono (O3), la cual se obtiene a partir de oxígeno (O2), por medio de un equipo especial que lo genera o produce en el lugar y en el momento en que se va a aplicar al paciente.
En el caso de pacientes con insuficiencia arterial que sufren de dolor y cursan con heridas dolorosas que no cicatrizan por falta de oxígeno, aplicamos el ozono de 3 diferentes formas:

1.- Ozonoterapia local.- Por medio de botas especiales de plástico siliconizado que cubren el área afectada, se aplica el gas directamente sobre la superficie afectada durante 20 minutos.

2.- Autohemoterapia mayor.- Consiste en extraer una pequeña cantidad de sangre a partir de una vena del brazo (50 a 100 ml), aplicar ozono a la sangre fuera del paciente e inmediatamente reinfundirla.

3.- Aplicación de agua ozonizada sobre la superficie afectada.
El ozono actúa de diversas maneras, por un lado al ser aplicado a la sangre hace que el glóbulo rojo sea más flexible, aumentando su capacidad para penetrar en vasos sanguíneos capilares, más estrechos a los cuales ya no tenían acceso, irrigando áreas que ya no recibían sangre.
Por otro lado aumenta la capacidad del eritrocito (glóbulo rojo) de desprenderse del oxígeno para entregarlo a la célula, es decir la entrega de oxígeno a los tejidos.
Esto da origen a un fenómeno ampliamente estudiado que se conoce como angiogénesis, que consiste en la formación de nuevos vasos sanguíneos o circulación colateral.
Algo muy parecido a lo que se produce con el ejercicio repetido, el cual es un gran estimulante de la circulación.

Por otra parte, es bien conocido el poder del ozono para eliminar bacterias, virus y hongos en el organismo, ya sea por acción directa sobre estos microorganismos o en forma indirecta al estimular el sistema inmunológico.
El ozono tiene también propiedades cicatrizantes, analgésicas y desinflamantes, lo cual lo convierte en una molécula extraordinaria para un gran número de enfermedades.
Existen numerosos estudios en Europa, Estados Unidos y Cuba que demuestran que la ozonoterapia es una alternativa valiosa en los desórdenes circulatorios, donde se ha aplicado con éxito en miles de pacientes.
Considero que la ozonoterapia debe formar parte del arsenal terapéutico con que contamos para ayudar a nuestros pacientes con insuficiencia circulatoria y dolor, ya que es un método económico, efectivo y libre de efectos secundarios.
Dr. Jaime Rebeil Félix, Médico Algesiólogo con subespecialidad en clínica del Dolor, Diplomados en: Acupuntura Médica, Terapia de Quelación, Ozonoterapia, e-mail: jalmerebeil@hotmail.com, Teléfono: 215-5133

Reforma No. 273, Esquina Rio San Miguel, Vado del Rio, Edificio Centro Médico del Rio, Tercer Piso modulo I. Hermosillo. Sonora México.
Tel. (662) 215-5133. E-mail: jaimerebeil@hotmail.com