Dolores combatidos con Ozonoterapia

El ozono se inyecta de dos maneras: Una es en el consultorio con un método sencillo, sin necesidad de rayos x, solamente guiándose por referencias anatómicas, y la otra es un poco más sofisticada, dentro de un quirófano, con el auxilio de un aparato de rayos x (fluoroscopia), el cual ayuda a guiar la aguja directamente al disco afectado, logrando con esto un porcentaje de éxito mas alto.

Este método se llama Discolisis con Ozono, y aunque es muy novedoso en México, existe mucha experiencia en países como Italia y España, aunque ya en México estamos acumulando experiencia rápidamente, debido al gran número de casos resueltos con éxito.

Otras aplicaciones:
Excepto por el efecto nocivo que tiene el ozono por la vía respiratoria para el sistema traqueo bronquial pulmonar y los riesgos de aplicación del gas directamente al torrente sanguíneo, prácticamente la mayoría de los tejidos del organismo pueden ser expuestos al ozono, si utilizamos la dosis y técnicas correctas, sin causar daño alguno. Esto nos abre la puerta a un gran número de posibilidades terapéuticas.

El ozono se puede aplicar cerca de inserciones tendinosas, bursas inflamadas, prácticamente cualquier articulación: Codo, muñeca, tobillos, dedos, músculos, en fin todos aquellos sitios donde solemos aplicar esteroides (cortisona) pero sin los efectos secundarios de los mismos.

Se puede aplicar ozono dentro de vainas de plexos nerviosos, como en el plexo braquial (nervios del brazo) o plexo lumbosacro (nervios de las piernas), con las mismas técnicas que utilizamos para aplicar anestesia regional, pero sin la toxicidad del anestésico local.
Esta técnica es útil en gran número de enfermedades que producen dolor, por ejemplo: Neuropatía diabética, dolor por atrapamiento de un nervio, dolor postraumático, dolor por herpes zoster, dolor de cabeza, dolor por cáncer, etc.

También es posible aplicar ozono a nivel paravertebral torácico, en casos de dolor radicular, mononeuropatías, herpes zoster y problemas degenerativos de columna.
Otra vía de administración muy versátil es el espacio epidural, a nivel cervical, torácico, lumbar y caudal; pudiendo administrar dosis únicas o intermitentes, por medio de un catéter epidural durante varios días o semanas.

Esto es útil en procesos inflamatorios de las raíces de los nervios y crónicos con formación de fibrosis y adherencias que atrapan las raíces nerviosas, produciendo dolor.
Existen múltiples patologías que se pueden tratar en este espacio, tales como hernias de disco, dolor complejo regional, radiculopatías, neuropatía diabética, canal lumbar estrecho, procesos degenerativos, etc.

Hemos aplicado ozono directamente dentro de abscesos o por debajo de costras infectadas, observando una rápida desaparición del proceso infeccioso que no mejoraba con antibióticos potentes.
En fin, parece ser que todo tipo de tejidos, tendones, ligamentos, bursas, cartílagos, huesos, músculos, membranas sinoviales, fascias, piel, nervios, peritoneo, mucosas del tubo digestivo, serosas, etc., se benefician al contacto con el ozono a la dosis correcta y con la técnica adecuada.

En la medida en que un mayor número de médicos, con diferentes especialidades practiquen la ozonoterapia, se irán desarrollando nuevas técnicas o refinando las técnicas ya existentes, lo cual conlleva a un mayor número de publicaciones y trabajos de investigación.

Esto convertirá a la ozonoterapia en una disciplina cada vez más reconocida en al ámbito científico, lo cual llevará a una utilización más generalizada, resultando en un benéfico para un mayor número de pacientes.

En los pacientes con hombro doloroso:
por bursitis, tendinitis, capsulitis adhesiva (hombro congelado), artrosis, el ozono ha sido de gran utilidad, encontrando la solución a dolores crónicos, en ocasiones de más de 3 años de evolución, con un aumento concomitante en los rangos de movimiento, con resultados extraordinarios que no lograba en el pasado con otros métodos, como son la aplicación de esteroides con anestésico local, o tratamientos farmacológicos sistémicos.

Al terminar la aplicación de ozono, realizo movimientos pasivos suaves de la articulación, tratando de mejorar los rangos de movimiento, generalmente observo un cambio inmediato, el cual mejora con cada sesión. Recomiendo al paciente que realice estos ejercicios en casa.

Dolor de cadera: La osteoartritis de cadera es la forma más común de artritis que produce dolor; sin embargo la artritis reumatoide y la artritis postraumática son también causas frecuentes de dolor en la articulación de la cadera, las cuales pueden ser tratadas satisfactoriamente con aplicaciones directas de ozono dentro de la articulación.

Columna vertebral: Este es un campo muy apasionante, ya que la experiencia en miles de pacientes tratados con dolor lumbar y ciática provocada por hernia de disco, ha demostrado que es un método muy efectivo y con mínimo riesgo de efectos adversos, evitando en muchas ocasiones la cirugía.

Reforma No. 273, Esquina Rio San Miguel, Vado del Rio, Edificio Centro Médico del Rio, Tercer Piso modulo I. Hermosillo. Sonora México.
Tel. (662) 215-5133. E-mail: jaimerebeil@hotmail.com